Presentación y Fundamentación

La Diplomatura Universitaria de Planificación Pastoral participativa, está dirigida a los agentes de pastoral de las instituciones Salesianas que comparten la misión de anunciar el evangelio en diferentes lugares de la sociedad y de la iglesia Argentina. Tiene la    intensión de fortalecer los procesos de acción pastoral, a través de una propuesta orgánica y participativa que ayude a generar transformaciones en la realidad. Los enfoques, sentidos, el espíritu y métodos de esta experiencia, se encuentran en el marco de pensamiento del magisterio de la Iglesia Latinoamericana, con especial énfasis en el documento de Aparecida y la doctrina del Papa Francisco sobre la conversión personal y pastoral en la iglesia.

 

FUNDAMENTACION TEORICA: SENTIDO Y PROCESO DE LA PLANIFICACION PARTICIPATIVA

En nuestros tiempos, la Planificación es uno de los principales instrumentos de desarrollo, capaz de resolver la canalización de los recursos humanos hacia metas prefijadas, a través del eficaz aprovechamiento de los recursos disponibles.  Racionaliza esos recursos y presenta una metodología eficaz y científica encaminada a la toma de decisiones, indicando las alternativas más viables.

La Planificación es, en el mundo de hoy, un instrumento imprescindible, especialmente cuando se realiza en una participación democrática y comunitaria, y cuando corresponde a la problemática de la realidad sentida por el grupo y la comunidad en general.

La Planificación no es una actividad puramente técnica, exenta de valores.  Como cualquier otra actividad social, tiene connotaciones político-normativas muy claras.

 

¿QUE ES PLANIFICAR?

Planificar es creer en destinos queridos y anticipados, y ayudar a que el hombre maneje sus propios asuntos.  Es hacer acontecer.  Es hacer que los grupos humanos dominen los procesos sociales.  La Planificación es una anticipación de futuro.  Organizamos hoy lo que pensamos hacer mañana.

La noción de futuro implica, también, un modelo idealizado.  Este modelo implica, evidentemente, juicios de valor.  Los modelos son proyecciones de lo que imaginamos ser mejor para las intencionalidades del grupo planificador.  El futuro causa el presente en la medida en que las expectativas de futuro inducen a acciones en el presente.  Así se asegura la efectividad de la naturaleza del grupo, al establecer el tipo de impacto que quiere tener sobre la realidad a través del MODELO IDEALIZADO, hacia el cual se dirige, cuando optan por una de las alternativas posibles que se orientan hacia ese modelo.

Todo esto implica una percepción del impacto de nuestras acciones sobre la realidad social y sus condicionamientos, una determinación de los Marcos Teóricos Implícitos y Explícitos que orientan nuestras acciones, y una definición de Opciones y Objetivos comunes.

La vitalidad de un plan es lo que intermedia entre el modelo deseado y lo posible.  Ciertamente, intervienen las posibilidades reales del grupo, que va a realizar el Plan, y los recursos materiales, técnicos... pero interviene en mucho mayor grado la aceptación de este Plan por la comunidad y la legitimación de ese Plan como una alternativa para el cambio.  El suceso de un Plan, aunque muy bien elaborado, dependerá mucho de la correlación de las fuerzas sociales y de las presiones directas o indirectas de los grupos involucrados.

 

VALORES Y CUESTIONAMIENTOS.

La Planificación parte de que es posible construir el futuro, un futuro mejor.  Propone optar por soluciones creativas y humanas.  Con la Planificación se comienza a hacer hoy la realidad que se quiere construir para el mañana.

La Planificación es uno de los principales instrumentos del desarrollo humano, capaz de resolver la canalización de los recursos hacia metas prefijadas a través del eficaz aprovechamiento de los recursos disponibles.

No es raro criticar la Planificación por burocratizar la administración y por centralizar en exceso el proceso de decisión.  Se le acusa de servir como un sofisticado instrumento de control social, inhibidor de la espontaneidad y la creatividad individual, favorecedor del autoritarismo y la dominación. 

Además, se critica el excesivo poder atribuido a la Planificación por los tecno-burócratas, pues la mayoría de los Proyectos se resumirían en un montón de extensos documentos, rara vez puestos en práctica, con resultados insignificantes en relación al tiempo y al esfuerzo empleados.

Es innegable que la generalización de metodología y la ligereza y falta de profundidad con que éstas se ponen en práctica, produce planes que pocas veces se llevan a cabo.  Desde el punto de vista pastoral, es frecuente la afirmación de que ni Jesucristo ni los Apóstoles necesitaron de planes para su acción apostólica, que lo principal es la fuerza del Espíritu, y que es una pérdida de tiempo y energías lo que se dedica a la Planificación.  Fuera de ser un argumento anacrónico, pues ni Jesucristo ni los Apóstoles usaron el carro o el avión para desplazarse, ni la radio o la grabadora para comunicarse, indica un craso desconocimiento de lo que significa la Planificación para cualquier tipo de acción social.

La Planificación no es una actividad puramente técnica, exenta de valores.  Como cualquier otra actividad social, tiene connotaciones político-normativas muy específicas: la determinación del problema, la idealización de un modelo deseado, la definición de metas y objetivos, la selección de algunas entre las varias alternativas, la asignación de recursos... implica siempre juicios de valor y sometimiento a ciertos intereses.

Respondiendo a esos intereses, la Planificación pretende tales o cuales fines y utiliza tales o cuales medios.  Todo depende de quién planea, con quién se planea, para qué se planea.  Es decir, depende de los agentes involucrados, el tipo de relaciones que éstos establecen y hacia dónde orientan su Planificación.  Los resultados de cada proceso de Planificación son condicionados por todos estos factores. Cada proceso de Planificación tiene, por tanto, su racionalidad propia.

¿Qué hacer?  ¿Planificar o no planificar?  ¿Cuándo, por qué, con quiénes y para qué planificar?  Si no planificamos, ¿qué acontecerá con nuestra acción de conjunto?  Una Planificación técnica, seria, racional, ¿ayudará a cambiar la situación o, al contrario, la consolidará más?  ¿Las técnicas son neutrales?  ¿Produciremos un documento más, destinado al archivo?

No son preguntas de principiantes, sino de aquellos que tienen experiencia de lo que les ha pasado anteriormente con sus flamantes planificaciones. 

Ante estas preguntas, nosotros asumimos la opción de planificar, pues renunciar a la Planificación es renunciar al control del hombre sobre su propio futuro.  Es admitir la impotencia frente a las situaciones, entregarse a lo inesperado.

Planificar es aumentar la posibilidad que un grupo tiene de hacer civilización y cultura, domesticando y humanizando el medio ambiente.  Es asumir el mandato bíblico de dominar y nombrar la naturaleza y de hacer historia.  Planificar es creer en destinos queridos y anticipados y ayudar a que el hombre maneje sus propios caminos.  Es hacer acontecer.  Es hacer que los grupos humanos dominen los procesos sociales.

La Planificación implica un intento de orientar nuestro camino hacia metas deseadas.  Un futuro deseado implica siempre un modelo idealizado.  Este modelo incluye, evidentemente, juicios de valor.  La conformación de ese modelo abarca dos elementos del futuro: el futuro tendencial y el futuro deseado.

La Planificación, que presentamos aquí, parte de la creencia de que es posible construir el futuro, que se puede y se debe intervenir en los rumbos de la historia, que se cree en la posibilidad de soluciones creativas y humanas, anticipando el futuro en las soluciones del presente, empezando a construir ahora la realidad que se quiere mañana.  El futuro «tendencial» es un instrumento indispensable, pero al servicio del futuro «deseado». 

Ya Pablo VI, en su carta apostólica Octogessimo Adveniens (n. 37), hablaba de la utopía como una nueva fuerza social para el cambio en las sociedades modernas, ante el fracaso de las ideologías.  La utopía es «una fuerza crítica de la sociedad existente» que «provoca con frecuencia a la imaginación, prospectiva a la vez, para percibir en el presente lo posiblemente ignorado que se encuentra inscrito en él, y para orientarlo hacia un futuro nuevo».  Por otro lado, este futuro deseado proviene en el cristiano de la fuerza de su fe «que anima al hombre renovado en Cristo, cambia sin cesar los horizontes donde su inteligencia quiere encontrar su seguridad y los límites donde su acción se encerraría de buena gana; lo penetra de una fuerza que lo llama a superar todo sistema y toda ideología».

Así, pensar hoy en el futuro que se quiere mañana, es practicar la utopía.  Sin embargo, es importante considerar que la proyección del modelo deseado no garantiza su realización. 

Los límites de esta utopía se sitúan entre la libre imaginación de los que planifican y la actuación de las fuerzas políticas sociales, culturales y económicas reales.  Ni la perfección del modelo, ni la sofisticación metodológica aseguran de antemano que la realidad cambiará y, mucho menos, que cambiará por el camino deseado.  El curso de la historia depende a menudo de imponderables, que no se pueden prever.  Pero apostar por la utopía, es la única posibilidad que el hombre tiene para construir una historia humana.

La viabilidad de un Plan es lo que intermedia entre el modelo deseado (la utopía) y lo posible (lo real), dentro de las tendencias de futuro presentes ya en lo real.  Ciertamente, intervienen las posibilidades del grupo humano que va a realizar el plan, y los recursos materiales, técnicos...  Pero interviene, en mucho mayor grado, la aceptación de ese Plan por la comunidad y la legitimación de ese Plan como una alternativa de cambio.

La Planificación, como método y técnica de racionalización y organización se aplica a cualquier actividad mediante la cual un individuo, grupo o institución, quiere alcanzar determinados objetivos. Sobre la Planificación económica o industrial se ha escrito mucho.  En una proporción menor, sobre la Planificación Social.  Y tímidamente, ahora, sobre Planificación Pastoral.

Con todo, la estructura básica del procedimiento de Planificación es la misma: análisis de la realidad y diagnóstico de prioridades, determinación de fines y objetivos y toma de decisiones sobre los medios e instrumentos.

La Planificación es siempre un proceso, porque es algo dinámico; implica una serie de acciones dirigidas hacia un fin.  Es una operación que envuelve una secuencia de etapas y de pasos.  Esta serie de acciones depende de la toma de decisiones, lo que significa una secuencia de selecciones entre posibilidades alternativas (qué hacer, cuándo, cómo).  La toma de decisiones en la Planificación, a su vez, está condicionada por un abordaje racional, método de trabajo que supone una combinación óptima de actividades y recursos.   La toma de decisiones se hace anticipadamente, lo que quiere decir previsión, adelantarse al futuro, conocer antes que acontezca, para indicar caminos.   Finalmente, se puede añadir que la Planificación es siempre sistemática porque se refiere a algo organizado, como un sistema, es decir, algo regular, ordenado, metódico. [1].

 

LINEAS ORIENTADORAS SEGÚN EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA LATINOAMERICANA.

Jesús aparece como la respuesta de Dios a todos los anhelos que arrastra el hombre en su vida. Aparece en los evangelios como el portador de ese mensaje de liberación que cura todas las dolencias del hombre y de la humanidad y que subvierte todas sus expectativas de vida. Lo verdaderamente novedoso es que no se trata de una simple utopía más de un soñador, sino que Jesús advierte cómo esta Buena Noticia del Reino está ya entre nosotros. Sólo hay que acogerla y comprometer la vida en esa dirección. Su pretensión de transformación no es sesgada ni acentúa una sobre otras dimensiones de la vida, quiere hacer nueva la realidad entera en todas sus dimensiones: cósmica, humana y social.

En la persona de Jesús encontramos ya ese hombre nuevo que se muestra como libre frente a todas las alienaciones que malogran la vida humana. De ahí, que adherirnos a Él, sea condición indispensable para lograr esa transformación que nos anuncia. Pero para ello son necesarias dos cosas:

Hemos de convertirnos interiormente mudando el modo de pensar y de actuar en relación con Dios y a los hermanos.

Hemos de ser libres, como Jesús, frente a todo tipo de estructuras y ataduras que funcionan en la sociedad y en la religión.

 A esto no le interesa tanto si hemos sido perfectos en la observancia de todas las leyes sociales y religiosas, sino si estamos dispuestos a aceptar la novedad que la persona de Jesús conlleva y arriesgar toda nuestra vida en su seguimiento.

El anuncio de la resurrección de Jesús, hecho por los apóstoles, está en la base de toda acción evangelizadora. Éstos, que días antes habían abandonado a su Maestro por miedo a ser crucificados como Él, se sienten ahora hombres nuevos, dispuestos a entregar su vida por el anuncio del Evangelio. Ése al que creían muerto, ahora vive, ha sido resucitado por Dios. La Iglesia, desde entonces, se consagra y se entiende desde el anuncio de ese hecho que trastoca la historia y la vida del hombre.

Todo el esfuerzo hecho por la Iglesia latinoamericana desde Medellín hasta Aparecida ha girado de alguna manera en torno al tema de la evangelización. Se puede decir que ha sido un esfuerzo titánico por afrontar de lleno el reto de la evangelización de un continente que tenía pendiente esa tarea desde hace siglos

“Dios nos llama en América Latina a una vida en Cristo Jesús. Urge anunciarla a todos los hermanos. La Iglesia evangelizadora tiene esta misión: predicar la conversión, liberar al hombre e impulsarlo hacia el misterio de comunión con la Trinidad y de comunión con todos los hermanos, transformándoles en agentes y cooperadores del designio de Dios”. Cf. DP, 563

“Su plan creador y salvador lleva tal signo y dirección [se refiere al binomio “Comunión y Participación”]. Por eso, el precepto máximo es el amor, al que contradice el pecado, que es egoísmo, división, opresión, idolatría. 

“La “Comunión y Participación” debe ser entendida a partir de esa predilección por el pueblo simple, por las clases populares empobrecidas y exploradas del Continente. Cualquier proyecto de comunión y participación que desconozca ese dato arriesga a ser más un engaño y más una jugada del sistema dominante, ocultando las contradicciones y conflictos de la realidad social, sobre el manto de una “Comunión y participación” meramente de nivel afectivo, emocional.

 

LÍNEAS IDENTITARIAS INSTITUCIONALES CEBITEPAL.

Una formación que tiene como centralidad la Palabra de Dios escuchada, interpretada y testimoniada. Que practica una exégesis vinculada estrechamente con la hermenéutica. Identificada con la teología del Reino de Dios y del Pueblo de Dios, a partir de la opción por “una Iglesia pobre y para los pobres"

 Una formación realizada en un diálogo entre teología y pastoral a la luz del Magisterio latinoamericano, animada por una espiritualidad y pedagogía del discipulado misionero y de la comunión misionera y comprometida con la dimensión social del Evangelio que interpreta y transforma las realidades. 

Una formación que propicia un fuerte espíritu de fraternidad, espiritualidad y participación.  Desarrolla un proceso educativo global, orgánico, progresivo, mediante un proyecto pedagógico propio que satisface sus expectativas y expresa su identidad.

 Una formación que capacita para un discernimiento sapiencial y profético de la realidad histórica del continente -multicultural y pluriétnico- y de la praxis pastoral de las iglesias particulares. Impulsa y acompaña la conversión pastoral hacia la nueva evangelización, la promoción humana y la evangelización de las culturas. 

 

[1]  Un sistema, en su acepción más simple, es un conjunto de unidades orgánicamente relacionadas.  Toda Planificación, aun la Planificación abierta, flexible y participativa, siempre tiene mucho de sistémico porque cada etapa (unidad) se relaciona con las demás y de ellas depende (conjunto).

 


Objetivos Generales

Formar agentes de pastoral en las habilidades y destrezas para el diseño, implementación y seguimiento de Planes globales de acción, Programas y Proyectos que dinamicen y articulen de manera orgánica la vida y misión de las comunidades eclesiales.


Destinatarios

La propuesta está dirigida a agentes pastorales que se desempeñan en pastoral juvenil, universitaria, educativa, social, etc., que esten interesados en planificar la acción pastoral.


Duración, Modalidad y Lugar de cursado

Duración: del 5 al 26 de agosto de 2019

Modalidad: Cursado intensivo. Modalidad Presencial

Lugar de cursado: Profesorado Don Bosco. Yapeyu 197. Almagro (CABA)

Horario: 9 a 17


Dinámica, Contenidos y Competencias

DINÁMICA INTERNA DEL DIPLOMADO. LAS ETAPAS DEL PROCESO.

 

En esta etapa se observan y organizan los datos (hechos, experiencias) de la Acción Pastoral en el Contexto de la Realidad Global, “agrupamos” los datos, los hechos, las experiencias, esto es “lo fenomenológico” de esa acción.

Pretende analizar la Acción desde el Agente, los Destinatarios, el Contexto y los presupuestos Teóricos, para llegar a determinar la Situación Problemática de la misma Acción.  Así se llega a concretar un primer Diagnóstico de la Acción.

 

Etapa Analítica significa el contenido teórico de Principios (Teoría), Criterios y Opciones que deben enriquecer la Etapa Perceptiva, para llegar a una Respuesta Sistemática de Acción.  Este contenido es asumido tanto de las Ciencias Teológicas y Pastorales, como de las Ciencias Humanas y Sociales.  Todas ellas son MEDIACIONES para asumir a nivel “sistemático” la respuesta de acción pastoral.

Todo el conjunto del conocimiento perceptivo es interpretado a la luz de estos contenidos teóricos.  Esto no quiere decir que estos contenidos teóricos no estén presentes en la etapa perceptiva del conocimiento, como ideas-fuerza impulsoras de la acción y como determinantes, de una manera consciente o inconsciente, en el análisis perceptivo.

Lo que quiere decir es que, a nivel metodológico, tenemos en cuenta, de una manera explícita, en una etapa especial llamada ANALITICA, el contenido teórico que nos ofrecen las diversas ciencias.

 

El momento de la planeación consiste en la elaboración de la Propuesta orgánica con la que vamos a enfrentar los desafíos de nuestra acción pastoral. En este momento se articulan, de manera científica, todos los elementos fundamentales del Proceso de Planeación: las líneas de acción, con sus corrientes de Acción, se incluye el Marco Teórico a través de los Enfoques de las Líneas, se les da un Sentido de fe, se busca una Finalidad y se organiza una matriz que globaliza las acciones.  De esta manera se posibilita el organizar un Plan Global con Capítulos, Objetivos Específicos y Estrategias.

La planeación transcurrirá entre la elaboración de las líneas de acción, el Plan Global, los programas y los proyectos.

 

CONTENIDOS DEL PROCESO GENERAL.

MODULOS TEMASTICOS DE LA ETAPA ANALITICA

SOCIO ANTROPOLÓGICO

Este módulo contiene.

 

BIBLICO TELOGICO.

Este módulo contiene:

 

PROCESOS.

Este módulo contiene:

 

 

 

COMPETENCIAS

Competencias transversales:

  1. Conocimiento y manejo de los principales conceptos de la Pastoral: marco general, concepto, objetivos, líneas de acción, opciones pedagógicas, procesos de educación en la fe.
  2. Criterios y orientaciones pedagógicas y metodológicas para la planificación y acción en el trabajo con las pastorales de la iglesia.
  3. Diseño de programas, procesos de educación en la fe, planes de trabajo, proyectos y actividades desde los objetivos y opciones metodológicas de la Pastoral.
  4. Capacidad de discernimiento desde la espiritualidad general y particular.
  5. Formación en la identidad y roles de la animación en Pastoral.
  6. En los participantes hay un sentido de responsabilidad frente a sus problemas pastorales y sociales.
  7. Los participantes demuestran organización y disciplina en la elaboración de sus proyectos pastorales.
  8. Se desarrolló en los participantes la capacidad para trabajar en equipo.
  9. Los participantes muestran capacidad para comunicar sus proyectos pastorales.

 

Competencias específicas:

  1. Iniciar el proceso de educación de los agentes de pastoral de las comunidades, por medio de una sólida formación humana que les permita tomar conciencia de su realidad, para estar preparados para recibir la Buena Nueva de Jesucristo en sus vidas.
  2. Impulsar a los agentes de Pastoral a emprender el camino hacia un auténtico crecimiento personal, reconociéndose a sí mismos como seres únicos y exclusivos por medio del autoconocimiento.
  3. Ofrecer una formación humana y cristiana que favorezca el desarrollo de personas libres y responsables, agentes cualificados, en actitud de servicio a la sociedad y abiertos a una visión cristiana de la vida.

 


Evaluación

•          Reflexión personal

•          Trabajos de estudios y análisis en grupo

•          Presentación de un proyecto


Cuerpo Docente

Coordinador General: Oscar Urriago

Acompañante: Oscar Urriago, Mercedes Baxzos y Laura Bolajuzón

Profesores: Oscar Urriago, Evangelina Petrelli y Ariel Fresia 

 

OSCAR URRIAGO PANESSO

Laico colombiano, trabajador social (Universidad del Valle, Colombia), especialista en Planificación Pastoral (Universidad Javeriana, Colombia). Docente del Centro Biblico Teológico Pastoral para América Latina (CEBITEPAL) y ex-director de la Escuela Social y del Observatorio de Pastoral del CELAM (2014-2015).

Actualmente coordina la diplomatura en Pastoral Juvenil y en Planificación Pastoral del CEBITEPAL-CELAM. Se ha desempeñado como asesor de procesos de diseño y evaluación de procesos sociales. Además, ha sido docente de planificación pastoral en Universidad Javeriana y Casa de la Juventud (Bogotá). Posee una amplia experiencia de asesoramiento a diócesis, congregaciones religiosas e instituciones sociales y educativas de toda Latinoamérica y el Caribe.

Es autor de numeros articulos publicados en revistas especializadas y de libros de pastoral juvenil, educación social y planificación pastoral, entre las que podemos nombrar Jóvenes solidarios para el nuevo milenio, Bogotá, 2003 y Educación Social, Bogotá, 2017.

 

MERCEDES BAXZOS

Licenciada en Comunicación social (Universidad Católica de La Plata, Buenos Aires, 2002), Magister en planificación y gestion de procesos comunicacionales (Universidad Nacional de La Plata, Buenos Aires, 2007) y Diplomada en Planificación Pastoral Participativa (Bogotá, 2016). Actualmente cursa Edición en Universidad de Buenos Aires.

Se desempeñó como coordinadora de Pastoral y docentes en instituciones educativas. Además ha sido animadora de pastoral juvenil de grupos y movimientos. Coordinó la Pastoral de Juventud Nacional (2012-2016) y fue asesora nacional (2017-2018).

Desde 2012 es tutora en el Instituto de Formación en Pastoral Juvenil Cardenal Eduardo Pironio dependiente de la Conferencia Episcopal Argentina. Actualmente es Delegada de Comunicación Social de los Salesianos de Argentina Sur.

 

 

LAURA SABRINA BOLAJUZÓN

Profesora en Ciencias de la Educación (Universidad Nacional de Luján) y licenciada en Ciencias de la Educación con Orientación en Planeamiento y Organización de la Educación.

Se ha desempeñado como Responsable de la formación y acompañamiento a jóvenes y adultos latinoamericanos en el aprendizaje de la Metodología de Planificación Participativa en el Programa de Extensión de la Facultad de Teología (Universidad Javeriana, Bogotá), en el diplomado de Planificación Pastoral  (CELAM-ITEPAL, Bogotá) y en el PlanPasAr (Buenos Aires, Argentina).


Es asesora de Procesos de Planificación Participativa en instituciones educativas y organizaciones sociales. Asesora en procesos de mejoramiento de clima organizacional, comunicación interna y capacitación de personal en Pyme. Se desempeña en la Gestión y Administración de Instituciones Educativas del Instituto San Antonio de Padua. Cuenta con experiencia docente niveles primario, secundario y superior.

 

EVANGELINA PETRELLI

Laica, educadora y trabajadora social, con experiencia en gestión directiva, de representación legal como docente en el nivel inicial, primario y secundario; terciario y formación profesional. Es especialista en gestión del Sistema Educativo y sus Instituciones (FLACSO-Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) y Diplomada en Planificación Participativa (Univ. Iberoamericana – Puebla – México).

Ha trabajado y acompañado experiencias juveniles y populares, como Coordinadora Nacional de Pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal Argentina (1999 – 2003) y como Delegada Joven de la Región Cono Sur en el CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana, 2000 – 2004). También formó parte del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Formación Cardenal Pironio y años colaboró como formadora del mismo (2000 – 2008). Ha recorrido un largo camino como animadora y asesora de grupos juveniles y experiencias misioneras dentro de la Congregación Salesiana, asumiendo diversas responsabilidades en el ámbito local, inspectorial y nacional.

A partir del año 2016 se ha sumado al Espacio Educativo de la CONFAR (Conferencia Argentina de Religiosos y Religiosas). Actualmente se desempeña como Representante Legal de instituciones pertenecientes a la las Hijas de María Auxiliadora. Y continua como docente de Formación Profesional para jóvenes y adultos en el Centro de Formación Profesional Roberto Albergucci de la ciudad de Buenos Aires. Es autora del libro Desanudar para entramar. La educación popular, caminos para la inclusión educativa y laboral de Jóvenes,  Stella, Buenos Aires, 2016.

 

IVÁN ARIEL FRESIA

Religioso salesiano, licenciado en Ciencias de la Educación (Universidad Católica de Córdoba, 2001), doctor en Historia (Universidad Nacional de Cuyo, 2012), diplomado en planificación pastoral (CELAM, 2012), postgraduado en Estudios y Políticas de juventud en América Latina (Flacso- Argentina, 2015).

Fue asesor de la Pastoral de Juventud Nacional-Conferencia Episcopal Argentina (2010-2016). Profesor invitado en Centro Bíblico Teológico Pastoral 
para América Latina y el Caribe-Conferencia Episcopal Latinoamericana el (CEBITEPAL-CELAM, 2016-2019) en Bogotá-Colombia. Actualmente es docente en el CESBA (Centro de Estudios Salesiano de Buenos Aires). Vinculado a CONFAR (Conferencia Argentina de Religiosos y Religiosas) y a equipos de pastoral de los Salesianos en la Argentina.

Investiga y escribe sobre jóvenes, culturas juveniles, pastoral juvenil y pastoral educativa. Entre sus publicaciones recientes sobre pastoral y educación pueden nombrarse: Jóvenes errantes y declive de la pastoral. Hacia nuevas perspectivas de pastoral con jóvenes, Stella, Buenos Aires, 2016 y No siempre se hizo así, Ediciones Don Bosco, Buenos Aires, 2018.


Aranceles e Inscripción Online
Medios de Pago
Ud. puede abonar a través de las siguientes medios:
Con MercadoPago

Le brinda la posibilidad de realizar el pago online con las siguientes Tarjetas de Crédito hasta en 12 cuotas sin interés: Visa, Mastercard, Cabal, Naranja, Nativa, American Express, Tarjeta Shopping, Cencosud, Diners, Argencard. (Pueden existir recargos)
Y con los siguientes medios de pago en efectivo: Pago Fácil, RapiPago, Link Pagos y Provincia NET (Cooperativa Obrera)
Pago Telefónico

Le permite realizar el pago telefónicamente con las siguientes Tarjetas de Crédito hasta en 12 cuotas sin interés: Visa, Mastercard y Cabal
En Contaduría

Este pago se realiza mediante la impresión de un cupón en linea y abonando en la Contaduría del Instituto.
Aquí podrá realizar el pago en efectivo/débito, con cheque y/o con Tarjetas de Crédito Visa, Mastercard y Cabal hasta en 12 cuotas (sin interés).
Aranceles

CURSO

ARANCEL

TOTAL
(con Tarjeta de Crédito)
en Contaduría o Pago Telefónico

Agentes Pastorales
(Pastoral Juvenil, Universitaria, Educativa, Social)

U$S 360.-

Hasta 12 cuotas (en pesos ARS) sin interés con tarjeta de crédito Visa, Mastercard o Cabal).

Diócesis y Congregaciones

U$S 324.-
http://juan23.edu.ar/cursos/pagos/img/red_star.gif 10% DE DESCUENTO

Hasta 12 cuotas (en pesos ARS) sin interés con tarjeta de crédito Visa, Mastercard o Cabal)

**El cobro se realizará en pesos ARS (cambio de $46/Dólar)


INSCRIBIRSE!

Informes e Inscripción
 
Informes personalizados